sábado, 4 de octubre de 2008

Formas básicas de composición

El signo

El signo, es un objeto y acción que representa y sustituye a otro objeto, fenómeno o señal. Del uso del signo surge la semiótica (del griego "semion") como la doctrina que estudia las reglas que dirigen la producción, transmisión e interpretación de estos símbolos.

Podemos describir la comunicación entre los humanos como una forma e intercambio de transferir mensajes. La única forma de hacerlo es por medio del uso de signos, tales como: el que se emite a través del habla, letras, números, fotografías, etc.

Los signos son el medio a través del cual se hace posible la transmisión de los pensamientos, significados e ideas. Se extrae de ellos, lo que hace posible una situación sígnica, la comunicación entre dos o más personas.

Clasificación de los signos: Indicativos

El humo, signo indicativo de un incendio

Los signos pueden ser naturales y artificiales

La primera gran división corresponde a los signos naturales, los cuales se diferencian bastante de los signos artificiales. El rasgo diferencial entre ellos, es la no participación directa del hombre en la creación de estos signos (naturales) y la participación directa en la creación de dichos signos (artificiales). En ambos casos el hombre los interpreta, pero no siempre los crea, ya sea como actividad consciente o inconsciente.

Los signos naturales reciben también la denominación de indicaciones o índices. Así, el humo es un indicio de que hay fuego, las nubes indicio de lluvia, las arrugas de la cara, son síntomas de envejecimiento, etc.

Signos simbólicos

El lazo negro, simbología de luto Signos lingüísticos y no lingüísticos

Los signos artificiales se dividen a su vez en lingüísticos y no lingüísticos, incluyendo entre los primeros los sistemas verbales (los que sustituyen a partir de ellos: escritura, morse, braille, etc.) de carácter natural o tradicional, ( las lenguas o idiomas).

Los no lingüísticos o signos, se oponen a los verbales (base de todo el proceso de la comunicación humana), se dividen en señales, símbolos e iconos. Los primeros influyen según la teoría de Schaf, de una forma o de otra sobre la voluntad de los individuos, mientras que los otros sólo actúan de forma inmediata.

Reznikov define que todos los signos son fenómenos materiales, que actúan directamente sobre los órganos de los sentidos. El disparo de un cohete como señal de ataque o el humo de una montaña significa un incendio. Los símbolos se diferencian de los signos icónicos por tres características:
Son objetos materiales que representan ideas abstractas.
Funcionan por alegorías o metáforas y van dirigidos a los sentidos.

Su representación ha de tener un cierto significado para que puedan interpretarse bien. Ejemplos de símbolos son (la Cruz) que representa al Cristianismo o el de un centro sanitario (a Media Luna) que presenta al Islamismo.

Los signos icónicos

Funcionan de acuerdo con el principio de semejanza y en él pueden incluirse toda clase de imágenes, dibujos, pinturas, fotografías o esculturas.

Peirce los definía como signos que tienen cierta semejanza con el objeto a que se refieren. Así, el retrato de una persona o un diagrama, son signos icónicos por reproducir la forma de las relaciones reales a que se refieren.

Definición que ha tenido aceptación, gracias a la difusión hecha por su discípulo Morris, quien señaló además que el signo icónico tenía algunas de las propiedades del objeto representado, es decir de su denotado.

Sin embargo, si se observa una imagen publicitaria no siempre se representan todas las propiedades, ya que muchas de ellas están simplemente sugeridas a través de otras.
El signo icónico reproduce algunas condiciones de la recepción del objeto, seleccionadas por un código visual y anotadas a través de convenciones gráficas.

Los signos icónicos ofrecen al receptor real toda la naturalidad de cada uno de ellos representándose a sí mismos. No poseen las propiedades de la realidad, sinó que transcriben algunas condiciones de la experiencia.

Las características que tienen los signos icónicos son las siguientes: ser naturales, convencionales, analógicos y de estructura digital.

Clasificación de los signos.

El receptor es la persona a la que va destinado el signo. Así, que el medio a través del cual se ha de interpretar el signo ha de encontrarse familiarizado con el. Si el receptor no conoce el símbolo que el transmisor está ejercitando, difícilmente podrá comprender el mensaje del signo propiamente dicho.

Para que pueda comprenderse un mensaje emitido a través de un signo deben incluirse tres aspectos: Los sintácticos, semánticos y pragmáticos.

Sintácticos: Estudian el signo según la forma que se percibe.
Semánticos: Estudian la forma en que el significado se encuentra conectado con el significador, la relación entre la forma y lo que significa la forma.
Pragmáticos: Por su utilización e uso, el resultado de estos y los efectos del mismo.

Triángulo semántico



Elementos básicos: la línea


Se encuentra formada por una serie de puntos unidos entre sí sucesivamente, asimilando la trayectoria de la misma y seguida por un punto en movimiento, aportando a su vez mucha energía y dinamismo. Su presencia crea tensión y afecta al resto de elementos juntos a ella.

El primer elemento del diseño es la línea. Las líneas se pueden utilizar de muchas maneras y según su disposición:
Ayudan a organizar la información.
Pueden dirigir el ojo de sus lectores en cuanto a la organización de la disposición de las cosas u otros elementos.
Pueden crear humor y el ritmo de un movimiento.

Por ejemplo, las líneas pueden organizar la información y los límites en una página. Las lineas verticales u horizontales también se pueden utilizar para dirigir a sus lectores de una sola pieza la información a otros.

Cebras por Victor Vasarely

Cebras por Victor Vasarely

La forma

Por su trazo las líneas pueden:

Transportar humor o emoción.
Organizar un diseño.
Establecer las columnas de un texto.
Crear una textura.
Crear el movimiento.
Definir una forma.
Llamar la atención a una palabra.
Conectar trozos de información en su disposición.
Capitular una imagen o una palabra.

Las formas: definición.

Formas en la escultura La forma de los objetos y cosas, comunican ideas por ellas mismas, llaman la atención del receptor dependiendo de la forma elegida. Es un elemento esencial para un buen diseño.

Forma es cualquier elemento que utilicemos para dar o determinar la misma.

Un ejemplo marcado por una forma sería el que utilice una empresa internacional, (un círculo en su insignia sugiriendo la tierra).



Disposición de las formas.

disposicion de las formas Hay tres maneras de que la forma realce su disposición:

Primero, la forma ayuda a sostener el interés del lector. Las formas se pueden utilizar para ayudar a romper hacia arriba una página que contenga mucho texto.

En segundo lugar, la forma se utiliza para organizar y separar elementos, espacios etc. Una parte de un texto se puede colocar de una determinada forma, con un fondo colorido para dar variedad a la página.

En tercer lugar, podemos utilizar la forma para conducir el ojo del lector con el diseño.

Según las disposiciones el ojo busca un lugar para comenzar y seguir con el diseño al extremo. La forma puede ayudarle a guardar la atención de éste.


La textura como elemento básico

El tercer elemento básico es la textura, aporta al diseño una mirada o una sensación o una superficie. Diariamente encontramos gran variedad de texturas por todo el entorno que nos rodea. La textura ayuda a crear un humor particular para una disposición o para otras en formas individuales.

La textura permite crear una adaptación personalizada de la realidad añadiendo dimensión y riqueza al diseño.
Exiten dos tipos de textura: Táctil y visual.

Textura táctil y visual

Textura táctil: Por ejemplo la de una superfície rugosa, con relieve o la de otra más fina como la de un papel o la suavidad del terciopelo. Són todas aquellas perceptibles al tacto.

Textura Visual: Són aquellas texturas impresas que se parecen a la realidad, como la arena, las piedras o rocas. Entre esta clase de textura pueden surgir texturas que realmente existen y otras que son irreales.

Textura mosaico o patrón

Un patrón o mosaico sería un tipo de textura visual. Cuando una imagen o una línea del tipo que sea se repiten muchas veces, esta, acaba creando una textura visual.

Un ejemplo de ello serían los patrones de luces, que en la oscuridad agregan dimensión a una superficie.

El papel que se envuelve es un buen ejemplo de patrón. Los patrones pueden hacer fondos.

Espacio y formato

El espacio se puede considerar como el cuarto elemento fundamental del diseño.

Definición de espacio: Es la distancia o el área entre o alrededor de las cosas. Cuando estamos diseñando debemos pensar donde vamos a colocar todos los elementos y a que distancia unos de los otros. El tipo de imágenes que colocaremos, la dimensión de éstas, el texto y lo que habrá alrededor de ellas, etc.

Las diferentes tonalidades que emplearán los elementos y las formas sirven para crear relaciones espaciales y focales de gran interés para el receptor. Se pueden llegar a conseguir efectos muy variados y especiales dependiendo de como se combinen. Por ejemplo, si usamos bastante espacio en blanco se produce un descanso para el ojo. Si dejamos mucho espacio en blanco, alrededor de algún objeto, palabra o imagen, estamos haciendo que destaque del resto de la composición.

Efectos que produce el espacio

Efectos que nos produce el espacio dentro de nuestro campo visual:

Al utilizar espacio en blanco en una composición, el ojo descansa.
Utilizando una pequeña cantidad de espacio creamos lazos entre los elementos.
Lograremos una mayor profundidad a nuestro diseño si superponemos un elemento con otro.
Si utilizamos mucho espacio en blanco alrededor de un objeto, imagen o texto, conseguiremos que sobresalga y destaque del resto de la composición.
Los grandes márgenes, ayudan a seguir un diseño de una forma más fácil.
Si utilizamos un espaciamiento desigual entre los elementos crearemos una página dinámica.

El formato: DIN A4. DIN A3 y DIN A5.

El quinto elemento básico del diseño es el tamaño. Cómo es de grande o pequeño algo. En diseño el tamaño puede funcionar, atraer o simplemente puede organizar.

Dentro del espacio es importantísimo el formato. El formato es la forma y el tamaño del trabajo realizado. Cuando hablamos de formato de un archivo hacemos referencia al tamaño en el que será presentado e impreso.

Factores importantes en el formato

Otro factor importante a tener en cuenta es utilizar el tamaño adecuado para atraer a la clase de público o personas receptoras de nuestro diseño. Se puede colocar elementos grandes y pequeños contrastando entre ellos, o hacer una imagen más grande y trabajarla de una manera interesante.

Si queremos atraer la atención de los espectadores destacaremos el elemento más importante diseñándolo más grande y el menos importante, lo colocaremos más pequeño.

Los títulos son generalmente el elemento más grande de una página, mientras que los subtítulos y el texto del cuerpo son más pequeños. Los objetos más grandes parecen estar más cerca de la página que los más pequeños y eso se puede utilizar para reforzar la importancia del elemento que queremos destacar o para crear relaciones espacio artificiales.

Distintos formatos ISO de Papel.


Dentro de los formatos de papel encontramos los famosos tamaños ISO. Son una serie de formatos establecidos por el ISO (Internacional Organización for Standardización). Estas normas también las encontramos en tamaños DIN.

En los formatos DIN existen los siguientes tamaños:

DIN A4 (de 297 x 210 mm), es igual que un folio y el papel de uso más corriente.
DIN A3 (de 420 x 297 mm), se usa normalmente para dibujos, pequeños posters, etc. Este formato es el doble, de un folio, en lo que se refiere a la anchura.

Existen otros formatos de papel, por ejemplo para un diseño de carteles y trabajos de dimensiones grandes, se puede usar un 4 A0 (2378 x 1682 mm, esto es igual a 4 m2), en otros diseños más pequeños un DIN C10 (de 28 x 40 mm).