miércoles, 25 de marzo de 2009

Grandes artistas: El Bosco

Hyeronimus Van Aeken, apodado El Bosco, es uno de los pintores más apasionantes y enigmáticos de toda la historia de la pintura. Nació en Holanda en 1450 y murió en 1516. En esta exposición puedes contemplar tres de sus obras del museo de El Prado de Madrid.

El Bosco, según algunos estudiosos, pasaba largos ayunos para tener visiones y alucinaciones y poder crear obras imaginativas y originales. Según otros, formaría parte de alguna secta secreta y por eso sus cuadros están repletos de mensajes ocultos y enigmas difíciles de descifrar.

Como características técnicas, subrayamos la minuciosidad en el detalle, el gusto por la variedad y riqueza del color además del cuidado por la perspectiva y la originalidad en el tratamiento del tema.

Este artista medieval holandés, en cierto sentido es el precursor del surrealismo con cuatro siglos de anticipación.

Satiriza el mundo de su época con un agudo sentido crítico, por medio de desenfrenadas visiones oníricas repletas de seres monstruosos.

Sin embargo su obra está cargada de una intención moralizante propia de la época, en la que el pecado es omnipresente.

Son famosos sus paneles desplegables en madera, en forma de trípticos.

El jardín de las delicias (1503-1504)

Museo del Prado- Madrid








El Edén - TABLA IZQUIERDA

Visión idílica del jardín del edén. Abajo Adán y Eva son creados por un juvenil Dios junto a un curioso árbol prohibido.


La fuente de la vida domina la obra desde el gran lago central, del que surgen reptiles hacia una caverna con forma de rostro humano.
Los animales retozan alegremente por toda la escena. Arriba numerosas aves salen de unas cuevas.


Sin embargo el germen de la corrupción está ya presente en los seres monstruosos que emergen del estanque de la parte inferior.


El jardín de las delicias - TABLA CENTRAL

Una complicada escena múltiple de fuerte contenido sexual en el centro.Representa los placeres carnales de forma explícita, con relaciones sexuales variadas y creativas entre parejas y grupos, con la presencia de simbólicos animales e imaginativas construcciones como el hombre-árbol, fuentes imaginativas, máquinas infernales.


Infierno musical - TABLA CENTRAL

Una de las escenas más enigmáticas y sugerentes de la obra, aparece en la parte inferior: el infierno musical. En éste, instrumentos musicales gigantescos se transforman en torturadores de los condenados. Podemos contemplar unos condenados crucificados, cual Cristo y el mal ladrón, en las cuerdas del aspa y en el mastil del laúd, u otro sodomizado por una flauta, portando otra como la cruz a cuestas.
En esta escena quiere verse una condena de la música profana, a la que se asociaba freceuntemente a la lascivia.

La obra es un retablo de madera que al cerrase muestra La Creacion



El juicio final (1504)

Academia Bildenden Künste






Se vuelve a ilustrar aquí el desarrollo bíblico de la historia humana, haciendo especial hincapié en el juicio divino de los pecados del mundo.




El Paraíso- TABLA IZQUIERDA

Muestra diversos episodios del Génesis, comenzando arriba por la caída de los ángeles rebeldes. En sentido ascendente aparece la creación de Eva, el pecado original con una serpiente humanizada y la expulsión del paraíso.


El edén aparece aquí como un paisaje idílico donde los animales pasean libremente.





El juicio final - TABLA CENTRAL

Cristo aparece en el cielo rodeado de los apóstoles mientras que los ángeles anuncian la llegada del Juicio Final tocando sus trompetas.

En el mundo se desata una orgía de muerte y destrucción ejecutada por seres monstruosos.

Aparecen temas recurrentes en la obra como huevos, cuchillos, peces y monstruos.



El infierno - TABLA DERECHA

Los condenados acaban en un oscuro infierno rodeado de fuego, donde sufren toda suerte de castigos infringidos por horrendos diablos.

La obra es un retablo de madera que al cerrase muestra Santiago de Compostela y San Bavón


Las tentaciones de San Antonio (1505-1506)

Museo de Arte Antiga, Lisboa




San Antonio fue el primer monje de la Cristiandad, retirándose a una cueva del desierto egipcio para purificar su espíritu lejos de las tentaciones mundanas.

El Bosco dedicó varias de sus obras a los ermitaños, presentándolos como ejemplo frente a la corrupta Iglesia de su época.


Vuelo y caída de San Antonio - TABLA IZQUIERDA

El diablo transporta a San Antonio por los aires para tentarle (arriba), pero la fe del santo le protege. Tras su vuelta a la tierra exhausto, es auxiliado por monjes caritativos.

Diversos monstruos, como el hombre-casa del centro, pueblan el pecador mundo, donde conspiran prelados de la iglesia de extraño aspecto.

El conjunto se desarrolla frente a un paisaje marino por lo demás idílico.



Las tentaciones de San Antonio- TABLA CENTRAL

El santo se ve rodeado por las tentaciones de la vida mundana mientras mendiga frente a las puertas de una iglesia fortificada, tras la que se extiende un lujoso palacio.

Le rodea una refinada corte, donde diversos personajes de rasgos animales se entregan al placer. Fuera el pueblo se dedica a un vil comercio en un puerto donde atracan exóticos barcos.

Mientras en el resto del mundo imperan el desastre y la destrucción (arriba-izquierda).



San Antonio y la reina de los diablos - TABLA DERECHA

San Antonio se retira a una vida de ayuno (pan y agua) y meditación (lectura de la Biblia) fuera de las murallas de la ciudad, Jerusalén quizá, en la que se libra una batalla.

Como eremita en el desierto, puede por fin hacer frente a las tentaciones diabólicas armado con la fuerza de su fe.

Obsérvese el anacronismo de situar en el desierto egipcio típicos molinos holandeses.


Es un retablo de madera que al cerrase muestra La pasión de Cristo.

El arresto en Getsemaní Cristo con la cruz a cuestas


El carro de heno (1500-1502)

Museo del Prado- Madrid

Se vuelve a ilustrar aquí la historia humana según la Biblia pero con una actitud mas tolerante con las debilidades humanas.




El paraíso - TABLA IZQUIERDA

Otra visión del Génesis.

Arriba se libra la batalla por el Cielo y los ángeles caídos -que serán los demonios-llegan a la tierra transformados en insectos.

Dios da vida a Eva a partir de una costilla de Adán en un paraíso presidido una extraña fuente de la vida. Una serpiente femenina incita al pecado original.

Abajo destaca el episodio de la expulsión que lleva a cabo un ángel armado de una imponente espada.



El carro de heno - TABLA CENTRAL

Una procesión de personajes escolta el fruto de la cosecha representado por el carro en su camino al granero.

A su alrededor se desarrollan diversos episodios de la vida rural. Arriba el cortejo amoroso, flanqueado por el ángel de la continencia y el demonio de la lujuria. A la izquierda personajes de la nobleza representan el poder. En el centro el pueblo se enzarza en una disputa a cuchillo transformándose en extraños personajes con forma animal.

Mientras abajo se desarrollan plácidas escenas de la vida popular.



El infierno - TABLA DERECHA

El ser humano construye su propio infierno en forma de torre, en el que será introducido por los monstruosos esbirros del mal.

Al fondo otros edificios operan ya a pleno rendimiento.



La obra es un retablo de madera que al cerrase muestra El pergrino..